domingo, 3 de diciembre de 2006

CÓMO CONSERVAR KOSOVO















fuente: el diario serbio "POLITIKA" -http://www.politika.co.yu


Publicado el 03.12.2006

CÓMO CONSERVAR KOSOVO
Ni los EE.UU., ni el Grupo de Contacto, ni siquiera el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas pueden dar la independencia a Kosovo. Eso puede hacer sólo Serbia. Si renuncia a parte de su territorio. Esto no es sólo la postura del Gobierno de Belgrado y de Moscú (“Rusia aceptaría la independencia de Kosovo sólo si Serbia lo hace”, declaró el jefe del Consejo de la política exterior de la Duma – Constantin Kosachov , tras la reunión con Agim Cheku) sino que esa opinión comparten los expertos del derecho internacional con los que “Politika” tuvo varias conversaciones.Justo por esas razones el Occidente está presionando al Gobierno de Belgrado a reconocer “el estado in situ”, “la independencia de facto” y piden que “se explica a los ciudadanos que Kosovo perdió Slobodan Milosevic”. Si Serbia renuncia Kosovo voluntariamente, entonces no hay precedentes jurídicos. Pues, hubo casos que los Estados han aceptado la amputación de una parte de su territorio, sin embargo nunca jamás se dio el caso que una parte del territorio de un Estado soberano se proclama independiente sin el consentimiento de este Estado. Eso sí que sería un precedente.“Incluso si dicen que eso no sería un precedente y afirman que los habitantes sufrieron durante el régimen de Milosevic y que por eso deciden que ese territorio sea un Estado independiente, ellos saben que eso es un precedente. Incluso si afirman que no lo es. Si tenéis un perro y decís que no es un perro, por desgracia para vosotros él seguirá siendo un perro”, explica Marcelo Kohen, uno de los expertos mundiales para el derecho internacional.Este precedente peligroso podrían aprovechar los habitantes de muchas regiones en disputa que piden la independencia. La lista es larga: Chechenia, Osetia del Sur, Québec, País Vasco, Tibet y un largo etc. Las minorías que allí viven son la mayoría y no tienen derecho a la autoproclamación, al igual que ese derecho no tienen los albaneses de Kosovo y Metohija. Esta es la postura del derecho nacional y internacional. Hay casos en el mundo donde un Estado reconoce la pluralidad del pueblo. Es el caso de Etiopía que lo reguló en su Estatuto. Pero, si no es así, vale el principio un Estado un pueblo. En España así no hay pueblo vasco o catalán, en Francia no hay corsences. Desde el punto de vista legislativo existe sólo el pueblo español, y en caso de Francia – los franceses. El mismo principio vale para Suiza. Existe un pueblo suizo con sus componentes, pero es sólo un pueblo. En un Estado no pueden existir varios que tengan el derecho de autodeterminación, tan sólo un pueblo entero. Si se aplica el derecho de autodeterminación, entonces todo el pueblo serbio debería ser consultado que se debe hacer con una parte de su territorio. Lo mismo vale para Francia. Incluso si todos los corsences votan para la independencia, no la pueden tener. Ni desde el punto de vista del derecho nacional ni internacional. Esa idea, dicen los expertos, vale también para Kosovo, no hay diferencias. En práctica eso es muy claro, dicen ellos, ponen como ejemplo el Tribunal Supremo de Canadá que dijo claro refiriéndose a la posible independencia unilateral de Québec. Los habitantes de esa provincia donde se habla francés no pueden decidir solos.Sin embargo, los EE.UU. han violado el derecho internacional en varias ocasiones – los bombardeos de la RF de Yugoslavia y el ataque a Irak han sido llevados a cabo en contra de las normas establecidas. ¿Hará lo mismo con el estatus de Kosovo y Metohija o el derecho internacional es el único sitio donde la superpotencia no podrá hacer lo que quisiera? Ahora Washington no puede utilizar la fuerza militar, pero puede amenazar con ella mientras está presionando a Serbia a reconocer la independencia. Frank Wisner, el representante especial del Secretario de Estado para las conversaciones sobre el Estatus de Kosovo, subrayó en una reciente entrevista. “Creo que EE.UU. tienen la responsabilidad extra para Kosovo. Nosotros hemos intentado a terminar la guerra... EE.UU. será la parte de la solución. Nosotros aceptamos que nuestros soldados se queden... Tendremos una fuerte misión diplomática en Pristina. Fundaremos el fondo de ayuda y reconstrucción de Kosovo”, declaró Wisner a quien “se le escapó” la palabra independencia mientras hablaba del futuro estatus de la Provincia.Como si de un cirujano en una hospital de guerra se tratara los estadounidenses quieren coser la fractura abierta de Kosovo y luego se dedicarán a “los pacientes más difíciles” en otras partes del mundo. Las consecuencias de esta terapia equivocada sentirían tanto serbios como albaneses de Kosovo.Como un auténtico remedio Serbia debe reflexionar sobre todos los errores cometidos con los albaneses de Kosovo en el pasado, de ellos debe aprender y sentar las bases para las futuras relaciones. Los albaneses de Kosovo deben entender que dependen de serbios y, en vez de soñar con la independencia, sería mejor que piensen en la vida en común. De la misma forma, el deber del Estado serbio es ofrecer a los albaneses de Kosovo algo que les motivaría a ser sus ciudadanos.


Vladimir Radomirovic